27-8-2021 "JUNK BONDS"

Los «bonos basura» Otra vez. Es evidente que si los títulos del Estado, no ofrecen remuneración alguna, los inversores tengan que encontrar otros activos que les ofrezcan una mínima rentabilidad. Y esto vale tanto para los prudentes Fondos de Pensiones como para los arriesgados  “Hedge Funds”. Porque los primeros han de asegurar las rentas de los pensionistas futuros y además sufragar los gastos corrientes de estructura. Y conseguirlo sin asumir un riesgo es una tarea imposible. La deuda de los Estados solventes, precisamente porque cuenta con todas las garantías, no ofrece compensación alguna y cuando se persigue el obtener unos intereses que permitan una mínima remuneración, se empieza entonces a hablar de riesgo. Y el riesgo, mayor o menor, significa claramente que puedes perder el capital invertido.

 

Aunque en muchas ocasiones ello no se valore adecuadamente, – una especie de espejismo- es indudable que la mayor o menor rentabilidad es directamente proporcional al riesgo de pérdida de la inversión . Cuando mayor es la remuneración, mayor será el peligro de que desaparezca el dinero invertido. Elemental sí, pero se olvida con frecuencia.

 

Y así ha vuelto de nuevo el ya histórico “bono basura” o “junk bonds” que protagonizaron algunas muy sonadas crisis en los Estados Unidos. El “bono” asociado ahora a la figura de los “SPACs,” creados hace poco y de los que hablaremos algún día.

 

Como existe una gran liquidez en el sistema y las empresas muy solventes se pueden financiar a costes mínimos, ha vuelto con fuerza el mercado de bonos emitidos por empresas que ofrecen intereses del 4 o 5 por ciento a los inversores ávidos por acceder a estas rentabilidades, marginando la cuestión de la seguridad.

 

Y se han producido ya los primeros avisos. El riesgo de que pueda generarse un colapso en la deuda de esta naturaleza si la coyuntura pierde fuerza.

 

La historia se repite. ¿Inevitable?

Pues así parece.

 

27 de agosto de 2021