NOS GUSTA EL PERFECCIONISMO

RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS COMPLEJOS QUE OTROS NO HAN PODIDO AFRONTAR O RESOLVER

NOTICIAS

15-8-2021 LASCHET/MUSK

Laschet es el flamante candidato a suceder a Angela Merkel en la cancillería de la República Federal alemana. Aunque hace algún tiempo pocos habían apostado por su triunfo en las elecciones de setiembre, parece, según los últimos sondeos que no lo tiene mal para que la CDU, el partido cristiano demócrata vuelva a tener una mayoría, aunque esto sí, precise de alguien más para gobernar. Si los socialistas, después de dos legislaturas de coalición, no aceptaran ir de acompañantes, tendrían que buscar otras alternativas. Los verdes o los liberales.

 

Elon Musk estuvo anteayer cerca de Berlin para inaugurar su factoría de vehículos eléctricos y le recibió efusivamente, Armin Laschet. Le lanzó la consabida pregunta si el futuro de la movilidad pasa inevitablemente por el coche eléctrico y Musk con una amplia sonrisa respondió de forma contundente, afirmativamente.

 

Y no deja de ser curioso todo ello. Alemania que ha pasado por ser la meca del automóvil desde los lejanos tiempos de la invención del Diesel, de Daimler Benz, de Volkswagen, de Porsche, va a alojar ahora una factoría para la producción de vehículos eléctricos, de la mano de esta especie de personaje mágico que es Elon Musk. Y que no solamente se conforma con fabricar coches como los Tesla sino que además colabora con la Nasa, a través de SpaceX, para ir más allá de la órbita terrestre.

 

Quizá en algún momento Armin Laschet se habrá preguntado cómo es que a los europeos nos cuesta tanto, es tan difícil, contar con gente como Musk o Bezos de Amazon, por no mencionar a los fundadores de las grandes tecnológicas que dominan internet. Qué es lo que en el sistema que nos hemos dado, falla, para que este mismo sistema no permita alumbrar a este tipo de individualidades que generan avances notables en la innovación tecnológica y en el desarrollo económico.

 

No sé si Laschet tiene la respuesta. Imagino que puede ser la misma que tengo yo. Los Estados Unidos continúan siendo un continente que apuesta de manera decidida por la iniciativa individual, por la creación, por la empresa. Sin complejos. Sin los complejos que atenazan a Europa, con las pugnas entre derecha e izquierda aún no superadas, pese a las lecciones de la historia. El lastre que arrastra Europa en esta cuestión es enorme. El debate ideológico sigue estando presente. Un ejemplo claro es el de España. Y mientras estas sombras del pasado sigan existiendo, la actuación de los poderes públicos, constituirán un poderoso freno al impulso de la innovación por parte del sector privado.

 

Un buen espacio para la reflexión, aunque por supuesto nada vamos a solucionar.

 

15 de agosto de 2021

12-8-2021 DINERO, DINERO

Claro que es muy difícil luchar sin igualdad de condiciones. Esto es ahora lo que les sucede al Barça y al Madrid frente al PSG de Qatar, al City o al Chelsea de Roman Abramovich.

 

Se habla estos días de «fair play»,una especie de arreglo o componenda entre los clubs y las federaciones. Buscando un equilibrio entre todas las entidades deportivas para que exista una mínima igualdad de oportunidades.

 

Pero el objetivo es imposible. Porque existen mil vericuetos para saltarse el «fair play» aunque formalmente o en apariencia se diga que se cumple. El dinero viaja por los senderos más recónditos e insondables y finalmente va a parar al bolsillo de quien se espera el triunfo y la gloria.

 

Hoy el negocio del fútbol está dominado por el pequeño emirato de Qatar que además ha conseguido que el próximo año se celebren los mundiales de este deporte.

 

Y para que la competición tenga el mayor de los éxitos, Qatar contará con Messi, Mbappé, Neymar o Sergio Ramos, todos jugadores del PSG, equipo de su propiedad y remunerados naturalmente con los extras que hagan falta.

 

¿Lo puede todo el dinero?. Todo, no. Pero sí, muchas cosas. Se quiera o no se quiera. No se si es una fatalidad. Pero es lo que es.

 

12 de agosto de 2021

8-8-2021 DELIVEROO

Sí ya sé que el asunto es complejo y que no es fácil hallar una solución equilibrada, que salvaguarde los derechos inherentes al trabajo y que permita al empresario contratar sin el dogal que le impide hacer frente a situaciones adversas.

 

Deliveroo ha decidido irse de España y entiende que la «contratación indefinida» a la que le obliga la reciente sentencia del Supremo es incompatible con su negocio. Dicho con otras palabras, o no le salen los números por el incremento que ello genera de costes o las indemnizaciones derivadas de la resolución de los vínculos laborales no encajan tampoco con lo que ellos esperaban de su actividad en nuestro país. En estas circunstancias más de 3.500 repartidores se van a ir a la calle.

 

¿Qué hacer?. Bueno, yo no tendría nada en contra de una regulación como la que tenemos, si el paro fuera, pongamos del 4 o 5%. Como por ejemplo sucede en Alemania. Pero con una tasa del 16% la pregunta que se hace es si nos podemos permitir que se vaya Deliveroo y que ello desaliente también a otros inversores que hayan considerado venir aquí.

 

Porque el 16% de desempleo, seguro que no es «sostenible»,utilizando el término hoy tan manido. Con un porcentaje semejante nunca podremos financiar las pensiones y en cambio tendremos día a día que sufragar los gastos de los ciudadanos que no trabajan.

 

No creo que el Gobierno piense demasiado en los casi cuatro millones de españoles que están en el paro. Y tampoco creo que el Gobierno, tan dado a las proclamas, se haya fijado un norte, un objetivo serio de reducción del paro en esta legislatura. O en lo que queda de ella. Por ejemplo, podría señalar, que el objetivo es pasar de un 16% a un 12%, que algo sería. Pero no, en este ámbito no dice nada. De compromiso ninguno.

 

A muchos autónomos de Deliveroo, el desenlace no les habrá gustado. Algunos compañeros, movidos por el ímpetu sindical, les habrán dicho que la sentencia del Supremo fija las condiciones que la empresa se resistía a asumir. Se ha hecho justicia. Pero seguro, seguro que no se habrán comprometido a ofrecerles un nuevo trabajo cuando se queden sin él.

 

Y esto es, en definitiva lo que importa.

 

8 de agosto de 2021

8-8-2021 QUIEBRAS

El Gobierno ha presentado un nuevo anteproyecto de reforma de la ley concursal, para tratar, imagino, de adaptarla a la cambiante realidad económica. Pero el texto ha desatado ya la contrariedad de la patronal, en particular de Fomento, la patronal catalana, presidida por el señor Sánchez Llibre.

 

De lo que leo en los periódicos sobre el particular, resalto dos cuestiones fundamentales a las que se ha referido. La primera afirmando que la reforma ha de tener como finalidad básica la salvación, el mantenimiento de la empresa. La segunda, que las deudas contraídas con la Administración pública,- lease seguridad social y hacienda-, no pueden ser prioritarias. Y el argumento que ha ofrecido es absolutamente racional. Mejor que el Estado renuncie a cobrar lo que le deben ahora y así permitir que la empresa en el futuro pueda seguir contribuyendo al erario público.

 

Las aspiraciones de Sánchez Llibre, me parecen, como digo, oportunas y legítimas. Pero presiento que ninguna de ellas se va a conseguir. La que se refiere a la pervivencia de la empresa, es éste un objetivo presente en la letra de la ley desde la ya lejana legislación sobre la Suspensión de Pagos de 1922. Pero en la práctica y en un porcentaje muy elevado de casos, la presentación de una suspensión o concurso, ha supuesto la defunción de la empresa. Los obstáculos a los que se enfrenta una empresa en esta situación son tan enormes, que en la mayoría de las ocasiones se naufraga en el intento.

 

En cuanto a que los créditos públicos , no tengan el carácter privilegiado, no creo tampoco que los políticos que mandan hoy, cedan en esta posibilidad. Ceguera, miopía, sí. No pensar en que ello podría contribuir a mantener el tejido productivo, la disposición del empresariado y por supuesto la ocupación, también. Pero el criterio de caja es lo que se impone. Y si no hay caja no hay empresa.

 

Pero no quiero terminar sin desearle al presidente de Fomento que siga en su empeño y en su tenaz intento de mejorar el marco en el que el empresario desenvuelve sus actividades en nuestro país.

 

Porque a veces, aunque cueste, algo se consigue.

 

8 de agosto de 2021