27-8-2021 BIDEN, LA ESFINGE

He visto en la CNN las tres últimas intervenciones de Biden informando sobre lo que está sucediendo en la evacuación en el aeropuerto de Kabul.

 

Quiero expresar todos mis respetos a Biden que a su edad está afrontando los problemas terribles que amenazan nuestra forma de vida. Pero dicho esto, también algo me inquieta profundamente. Su cuerpo ha perdido agilidad. Se mueve con lentitud. Pasos muy medidos. Semblante hierático. Como una esfinge.

 

¿Representa hoy Biden la imagen de los EEUU en esta hora tan aciaga? Seguramente no es el representante ideal de una nación que ha liderado el mundo a lo largo de muchas décadas. Es más bien la imagen viva de una decadencia y de una impotencia frente a unos acontecimientos que amenazan con desbordarle.

 

Ya sé que el presidente actúa y decide en función de lo que sus asesores en el ámbito civil y militar le informan y aconsejan. Y que la actual política en Afganistán es la resultante de decisiones que adoptaron ya otros presidentes.

Pero ello no es incompatible con la sensación de fuerza, de liderazgo, de dinamismo, de seguridad  que el presidente debe ofrecer a sus ciudadanos. De una forma u otra, con sus sombras y sus luces, Trump generaba una sensación semejante. Biden, no.

 

A lo mejor Kamala Harris, la vicepresidenta, tendrá que hacer algún gesto en un próximo futuro.

 

Veremos.

 

27 de agosto de 2021