NOS GUSTA EL PERFECCIONISMO

RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS COMPLEJOS QUE OTROS NO HAN PODIDO AFRONTAR O RESOLVER

NOTICIAS

6-11-2022 Y AQUÍ QUIÉN MANDA?

Que países importantes de la Unión europea, como Alemania y en menor grado Francia, tienen mucho más poder que la propia Comisión, que la Sra. Von der Leyen o el Sr.Borrell, es indudable. Un ejemplo lo acabamos de evidenciar con la visita del canciller Scholz a Xi Jinping, el mandatario chino, para amarrar las relaciones económicas de los dos países en estos tiempos tan agitados y de paso, intentar una mediación en el conflicto Rusia/Ucrania. Todo ello a espaldas del ejecutivo comunitario.

 

«Wandel durch Handel» , es la frase que se ha repetido estos días en cenáculos de la capital alemana. Esto es, «tratemos de negociar, de comerciar, a ver si de este modo cambiamos las cosas.», aunque, como vemos, expresado de manera tan suscinta, en lenguaje germano. Curiosamente en este caso,- no es la regla- la frase se ha reducido a la mínima expresión, cuando en la mayoría de las ocasiones los párrafos y palabras, para contar una insignificancia, se alargan hasta completar una o más líneas.

 

Claro, Scholz no ha pedido permiso alguno a Bruselas para irse a China. La UE no tiene política exterior. O por lo menos este es un ejemplo de que poco caso se hace a la que se pueda desplegar desde la capital comunitaria. Tampoco pidió consejo u opinión alguna cuando el gabinete acordó el constituir un fondo de 200.000 millones de euros para atender a las necesidades derivadas del alza de los precios de la energía. O también cuando se habló de iniciar un programa destinado a armar al ejército con un presupuesto de igual importe al antes expresado.

 

En Alemania algunos comentaristas señalan que no tiene sentido alguno tratar de consensuar estas medidas, cuando el país es el principal contribuyente neto de los presupuestos de la UE, con un porcentaje superior al 20%. Y además que otros Estados miembros han hecho algo semejante para preservar sus economías ante el desastre que se está produciendo.

 

Con todo, la reflexión nos lleva a una conclusión, si quereis provisional, pero que tiene algunas bases de sustento. Como que Alemania y Francia, léase Scholz y Macron, más bien se quieren poco o no se entienden demasiado, ello incide en un debilitamiento de las instancias comunitarias. Tanto Hungría como Polonia, pueden muy bien señalar que, si los grandes, los que mandan en la UE, adoptan decisiones al margen de lo que pueda consensuarse en Bruselas, nadie puede culparles o responsabilizarles de actuar conforme a lo que sus propios intereses dicten.

 

He leído en alguna parte, que ya se recuerda ahora a Angela Merkel. Y al ambiente de cercanía que se respiraba en la Europa comunitaria. Decididamente la sombra de la Merkel no es alargada y Scholz se parece muy poco,- diría que nada-, a la canciller y a su forma de hacer política.

 

¿Está fracasando la UE en esta hora tan incierta, tan sombría que nos toca vivir?. Pues mucho éxito hasta el presente no se ha podido cosechar.

 

Lo de la Unión Europea, – Unión- digo, es en sus grandes objetivos, como una historia interminable.

 

Que sigue, que sigue.

 

6 de noviembre de 2022

1-11-22 METER UN GOL

En política esto se lleva a diario. Intentar driblar al contrario y apuntarse un éxito. Aunque sea de corto alcance y la gradería lo agradezca más bien poco. Además las faltas en política no se señalan. Y se hacen habitualmente. Las «faltas» en política son las interpretaciones interesadas, las medias verdades y hasta los inventos.

 

El último gol que el guardameta Nuñez Feijoo ha evitado es el del Consejo General del Poder Judicial. El equipo contrario estaba interesado en distraer la atención de los populares. Centrarlo en la renovación del CGPJ y como si nada proceder luego a la modificación del delito de sedición. Pero la «finta» no ha finalizado con el éxito esperado porque finalmente la estrategia sanchista se ha visto frenada por la negativa de los negociadores del PP a admitir que ambos asuntos eran «compartimentos estancos.».

 

Con un punto de ingenuidad el presidente entendía que la oposición «tragaría» la actualización del gobierno de los jueces y a su vez la rebaja del delito de sedición. Si ello funcionaba de este modo, Sanchez se aseguraba el apoyo de Esquerra a los presupuestos y la estabilidad hasta el final de la legislatura. Al partido popular se le pedía que cumpliera con la Constitución y que los cambios en el nombramiento de magistrados se dejara para más adelante. E implícitamente que no se entrometiera en los acuerdos que pudiera alcanzar con las fuerzas que le fueron afines para lograr la investidura.

 

Pero la estrategia no ha salido como se deseaba. Los populares dicen que rebajar las penas por sedición es invitar a las fuerzas independentistas que efectivamente lo vuelvan a hacer. Y que esto de homologar el delito de sedición y su calificación, a lo legislado en otros países europeos, es un cuento. Que únicamente se trata del asunto, porque se precisan los votos de los republicanos.

 

En términos deportivos, aquí uno de los equipos ha encajado un gol. Haciendo de forzado árbitro, me atrevo a señalar que el gol lo han marcado las huestes de Nuñez Feijoo. Naturalmente protestando los de Sánchez, por fuera de juego.

 

Finalmente, uno a cero. Pero el partido sigue.

 

1 de noviembre de 2022

1-11-22 DINERO ESCASO

El Banco Central europeo ha vuelto a subir los tipos de interés. Hasta el 2%.Durante muchos años,- seguro que lo recordareis, se resistió a tocar el precio del dinero. En absoluto quería influenciar con una política monetaria de esta naturaleza, la evolución de la coyuntura. Eran tiempos de pandemia y había que hacer lo necesario para que las economías europeas no se derrumbaran. Tampoco en aquellos tiempos los precios habían dado muchos quebraderos de cabeza. Habían pasado tantos años en los que la estabilidad era la norma, la regla en la que se movían las transacciones internacionales, que nada hacia presagiar que por esta vertiente pudieran producirse sorpresas que amenazaran la estabilidad.

 

Pero luego cuando el Covid fue desapareciendo lentamente de nuestras vidas, amaneció un fenómeno inesperado. Inesperado aunque hubiera podido preveerse. Las circulación de materias primas, de productos elaborados, experimentaron un bloqueo. En puertos, en almacenes, en silos. Fue la consecuencia de la larga enfermedad en la que nos sumergió la epidemia. Al igual que sucede al mortal que se restablece lentamente de un fulminante ataque.

 

Y ahí empezó el problema. Las dificultades de suministro, de poner en marcha nuevamente la máquina de la producción, causaron las primeras alzas de precios. Cuando el producto escasea y la demanda sigue potente, fuerte, los precios se disparan. ¿Fué un fenómeno pasajero?. Políticos y economistas así lo sentenciaron. Pero no, las alzas en la inmensa mayoria de los bienes de consumo y de inversion vinieron para quedarse.

 

Y casi si tener tiempo a aligerar la carga que se nos venía encima, Putin invadió Ucrania. Y se desmoronó el sistema, la estructura de costes energéticos básicos. Y de ahí alzas enormes, sin parangón en muchos años, que han amenazado muy seriamente la economía europea y por ende, mundial.

 

Con todos estos ingredientes, con unas alzas en los precios forzadas por unos elementos externos a la estructura propia del sistema, el Banco Central europeo, se ha encontrado con una gran disyuntiva. ¿Qué hacer?. ¿Actuar, no actuar?. No hacer nada iba a generar críticas y reproches. Pero hacerlo, también. En especial si no se acertaba en la medida. Aunque tampoco la actuación del BCE era garantía de que pudieran obtenerse resultados mínimamente aceptables. Por una parte si el aumento del tipo de interés se realizaba de forma brusca e importante, la decisión podía acarrear influencias negativas no deseadas en la coyuntura. Que poco a poco algunos países de hundieran en la recesión. Por otra si los incrementos eran suaves, tampoco podía asegurarse que el nivel de precios fuera a reaccionar ante aquella medida. El riesgo de causar un mal con el aumento del tipo de interés era superior al de las potenciales ventajas que podía reportar.

 

Finalmente el BCE se ha decidido por la cautela. Por una parte el alza del tipo de interés no es significativa. Por otra, está dispuesto a rescatar a los Estados que puedan encontrar dificultades en la refinanciación de su deuda.

 

Aún así, el dinero más caro ya es un aviso en una situación que empieza en España a ser de una cierta precariedad. Por mucho que los ministros de Sanchez se apresuren a afirmar que constituimos un ejemplo en el entorno de la Unión Europea.

 

La previsión, utilizando el símil climático, es la de una borrasca que no va a amainar. Y que amenaza en causar serios destrozos. Y que no acabamos de encontrar los medios y los instrumentos para guarecernos del temporal.

 

Por mucho que lo intentemos.

 

1 de noviembre de 2022

20-10-22 "MEGADIVIDENDO"

¿Sabeis lo que es?. Yo no. Aunque puedo imaginarlo. De inmediato sospecho que no es un «dividendo.». Esto es, no responde a un reparto de beneficios, algo habitual para las empresas que ganan dinero y que deciden distribuirlo a los socios.

 

No, el «megadividendo» es una expresión que algún sabio se habrá inventado para definir un pago de dinero, que nada tiene que ver con lo que una sociedad haya cosechado a lo largo de un año. Y esto lo digo por lo que leo en un periódico económico acerca de la próxima fusión entre Más Móvil y Orange. Ya me he referido a ello en este blog, pero el asunto da más de sí, para seguirlo comentando. Dice la noticia que «para cerrar la operación de fusión al 50% los dos grupos han pactado endeudarse sustancialmente para pagar un megadividendo asimétrico». Sigo leyendo y se indica que de este megadividendo, «Orange cobrará 4.200 millones y los accionistas de Mas Movil 1.650 millones.»

 

O sea, el «megadividendo»- y además asimétrico- se liquidará previo endeudamiento de los dos grupos por cantidades tan sustanciosas como las antes mencionadas. El «megadividendo» insisto, no es un reparto de beneficios, porque no los ha habido en esta dimensión, sino simplemente la consecuencia del cumplimiento de unos acuerdos, básicamente con los fondos que financiaron todas las compras de Mas Móvil.

 

Por tanto el «megadividendo» simétrico o no, es un endeudamiento claro y evidente. ¿Porque llamarlo, así?. Pues para quedar bien cara a la galería. Y lo curioso es que nadie, nadie del mundillo financiero ha dicho nada. Han aceptado con silencio la denominación. No han explicado que se está falseando la realidad. No han proclamado que la operación forma parte de una ingeniería financiera, que ya creíamos enterrada en el pasado.

 

Por último el endeudamiento del grupo, según leo, es de 11.600 millones.

 

Veremos como termina la historia. Porque muchas veces se repite.

 

Y no sería ninguna novedad.

 

20 de octubre de 2022