NOS GUSTA EL PERFECCIONISMO

RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS COMPLEJOS QUE OTROS NO HAN PODIDO AFRONTAR O RESOLVER

NOTICIAS

22-8-2021 SILENCIOS

Sí, presidente Sánchez. Tenias que haber salido ya. Y ahora es un poco tarde. Una de las virtudes que debe adornar al político es la de oportunidad. El saber estar y decir lo que es indispensable en el momento más propicio. Y te has quedado mudo, indiferente ante lo que está sucediendo en esta hora.

 

Presidente, tenias que haber hablado públicamente a los ciudadanos de los 106 muertos, compatriotas que han dejado su vida en Afganistán en estos últimos años. ¿Y porque no? De los 3.000 millones de euros que nos ha costado a los españoles la experiencia en este país. Que no es poco.

 

Sí, los ciudadanos merecen una explicación. Un balance de lo sucedido. ¿Fue un sacrificio inútil el de tantas vidas? ¿Un monumental error?¿ O valió la pena, el intento por salvar o mantener unos principios de libertad y democracia en esta remota región?

Las familias de los fallecidos merecen nuevamente el respeto, el  agradecimiento y el recuerdo en esta hora de reflexión y de final de viaje.

 

Claro que los americanos han llevado la iniciativa en todo lo que se hizo y en todo lo que ahora se está haciendo. Pero nosotros también estuvimos allí. Y no fuimos convidados de piedra. No podemos por ello callar, quedarnos mudos, olvidando que tuvimos también en Afganistán una breve pero intensa historia.

 

Algunos periodistas han subrayado estos días el inexplicable silencio de Sánchez y en cambio la diligente actuación de Macron, Draghi o Angela Merkel.

 

Mal, muy mal.

 

22 de agosto de 2021

16-8-2021 ROOSEVELT/BIDEN

Roosevelt no quiso. No quiso entrar en guerra cuando Churchill se lo imploraba una y otra vez. Solamente se decidió a ello, cuando los japoneses lanzaron el ataque contra Pearl Harbor. No tuvo entonces otra alternativa que enfrentarse a las potencias del Eje, Japón y Alemania. Dejar a un lado la política de aislacionismo y asumir que lo que acontecía en Europa podía tener consecuencias muy graves para los Estados Unidos.

 

Pero la fortuna, la suerte, los éxitos, como se quiera llamar, no estuvieron del lado de los norteamericanos en las contiendas que se libraron después de la segunda guerra mundial, cuando se decidieron a actuar como centinela de occidente.  Ni en Corea, Vietnam o Irak. Tampoco las experiencias que se vivieron de forma indirecta en Libia o Siria fueron demasiado alentadoras. Lo que en un tiempo, en una época se consideraba de inevitable, de absoluta necesidad para la pervivencia de unos principios, finalmente se descarta, se margina y se concluye que aquello que era prioritario es absolutamente prescindible.

 

Ha sucedido en Afganistán algo semejante. Biden piensa que no tiene ya sentido pedirle al pueblo americano más sacrificios. ¿Porqué y para qué?. Que ya han hecho bastante por la pervivencia de la civilización occidental en unas regiones donde esto resulta muy difícil de digerir. Y que además si sus tropas se van, no va a suceder nada que en forma inmediata ponga en peligro el precario equilibrio de poderes  existente en el mundo. Y si algo sucede, que sea también la comunidad internacional la que de algún paso. Aquí Biden sigue los pasos de Trump. Primero, América.

 

¿Y los europeos, qué?. Una vez más a remolque de los acontecimientos. ¿De qué ha servido el esfuerzo realizado, intentando a lo largo de muchos años modernizar una sociedad, anclada en las tradiciones del pasado?. Por el momento parece que de bien poco. ¿Un fracaso enorme, de dimensiones históricas?. Es pronto quizá para sentenciarlo así.

 

Pero me temo que sí lo sea.

 

16 de agosto de 2021

15-8-2021 LASCHET/MUSK

Laschet es el flamante candidato a suceder a Angela Merkel en la cancillería de la República Federal alemana. Aunque hace algún tiempo pocos habían apostado por su triunfo en las elecciones de setiembre, parece, según los últimos sondeos que no lo tiene mal para que la CDU, el partido cristiano demócrata vuelva a tener una mayoría, aunque esto sí, precise de alguien más para gobernar. Si los socialistas, después de dos legislaturas de coalición, no aceptaran ir de acompañantes, tendrían que buscar otras alternativas. Los verdes o los liberales.

 

Elon Musk estuvo anteayer cerca de Berlin para inaugurar su factoría de vehículos eléctricos y le recibió efusivamente, Armin Laschet. Le lanzó la consabida pregunta si el futuro de la movilidad pasa inevitablemente por el coche eléctrico y Musk con una amplia sonrisa respondió de forma contundente, afirmativamente.

 

Y no deja de ser curioso todo ello. Alemania que ha pasado por ser la meca del automóvil desde los lejanos tiempos de la invención del Diesel, de Daimler Benz, de Volkswagen, de Porsche, va a alojar ahora una factoría para la producción de vehículos eléctricos, de la mano de esta especie de personaje mágico que es Elon Musk. Y que no solamente se conforma con fabricar coches como los Tesla sino que además colabora con la Nasa, a través de SpaceX, para ir más allá de la órbita terrestre.

 

Quizá en algún momento Armin Laschet se habrá preguntado cómo es que a los europeos nos cuesta tanto, es tan difícil, contar con gente como Musk o Bezos de Amazon, por no mencionar a los fundadores de las grandes tecnológicas que dominan internet. Qué es lo que en el sistema que nos hemos dado, falla, para que este mismo sistema no permita alumbrar a este tipo de individualidades que generan avances notables en la innovación tecnológica y en el desarrollo económico.

 

No sé si Laschet tiene la respuesta. Imagino que puede ser la misma que tengo yo. Los Estados Unidos continúan siendo un continente que apuesta de manera decidida por la iniciativa individual, por la creación, por la empresa. Sin complejos. Sin los complejos que atenazan a Europa, con las pugnas entre derecha e izquierda aún no superadas, pese a las lecciones de la historia. El lastre que arrastra Europa en esta cuestión es enorme. El debate ideológico sigue estando presente. Un ejemplo claro es el de España. Y mientras estas sombras del pasado sigan existiendo, la actuación de los poderes públicos, constituirán un poderoso freno al impulso de la innovación por parte del sector privado.

 

Un buen espacio para la reflexión, aunque por supuesto nada vamos a solucionar.

 

15 de agosto de 2021

12-8-2021 DINERO, DINERO

Claro que es muy difícil luchar sin igualdad de condiciones. Esto es ahora lo que les sucede al Barça y al Madrid frente al PSG de Qatar, al City o al Chelsea de Roman Abramovich.

 

Se habla estos días de «fair play»,una especie de arreglo o componenda entre los clubs y las federaciones. Buscando un equilibrio entre todas las entidades deportivas para que exista una mínima igualdad de oportunidades.

 

Pero el objetivo es imposible. Porque existen mil vericuetos para saltarse el «fair play» aunque formalmente o en apariencia se diga que se cumple. El dinero viaja por los senderos más recónditos e insondables y finalmente va a parar al bolsillo de quien se espera el triunfo y la gloria.

 

Hoy el negocio del fútbol está dominado por el pequeño emirato de Qatar que además ha conseguido que el próximo año se celebren los mundiales de este deporte.

 

Y para que la competición tenga el mayor de los éxitos, Qatar contará con Messi, Mbappé, Neymar o Sergio Ramos, todos jugadores del PSG, equipo de su propiedad y remunerados naturalmente con los extras que hagan falta.

 

¿Lo puede todo el dinero?. Todo, no. Pero sí, muchas cosas. Se quiera o no se quiera. No se si es una fatalidad. Pero es lo que es.

 

12 de agosto de 2021