NOS GUSTA EL PERFECCIONISMO

RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS COMPLEJOS QUE OTROS NO HAN PODIDO AFRONTAR O RESOLVER

NOTICIAS

5-9-2021 EL ABOGADO GARZÓN

Ayer noche, la televisión estatal publicó un reportaje del abogado y antiguo magistrado Baltasar Garzón a raíz de una resolución reciente de la Comisión de las Naciones Unidas, relativa a la protección y defensa de derechos humanos. Esta resolución establece que la sentencia del Tribunal Supremo que inhabilitó a Garzón en razón a un delito de prevaricación era injusta.

 

Imagino que la influencia de Garzón en el ámbito público debe aún tener una cierta intensidad. Da, además la circunstancia que en la actualidad es novio de la Fiscal jefe, Dolores Delgado, por lo que la visibilidad del ex juez seguro que tiene mayores posibilidades que si estuviera en estos tiempos enamorado de una señora atractiva pero menos mediática.

 

La resolución de la Comisión de la ONU no tiene naturalmente fuerza ejecutiva alguna, por lo que la sentencia del Tribunal Supremo seguirá teniendo indudable validez. Pero Garzón piensa que ha conseguido con esta decisión de un organismo internacional, lanzar sombras de duda sobre el comportamiento de los magistrados del Supremo. Y parece sentirse con ello ya satisfecho, porque en absoluto ha pensado recuperar sus funciones de magistrado, cuando su despacho profesional, por lo que parece, funciona estupendamente.

 

Pero la raíz del problema continua existiendo. Garzón un magistrado de izquierdas, progresista o como se le quiera llamar en esta línea de sentimientos personales intransferibles, aceptó hace años presentarse a las elecciones al Parlamento por el partido socialista, en la época de González, desempeñando más tarde, aunque por breve plazo una función en el Ministerio del Interior. Luego dimitió y se fue otra vez a la Audiencia Nacional.

 

Y esto es lo que tendríamos que rechazar todos los que queremos una justicia independiente. Que lo sea y que lo parezca. No se puede admitir que quien ha desempeñado cargos de partido, luego regrese a la Administración de justicia como si nada. No se equivocó aquí Garzón, es el propio sistema el que adolece de unas serias de deficiencias que generan la duda y la insatisfacción entre la propia ciudadanía.

 

¿Que un magistrado desea dedicarse a la política?. Pues muy bien, que lo haga. Pero luego no puede volver a la magistratura. O por lo menos transcurridos muchos años. Cuando haya desaparecido cualquier soplo, indicio de un posible partidismo.

 

Baltasar Garzón jugó con las cartas que tenía a mano de acuerdo con la legislación que la amparaba. Y ello tenía sus riesgos. Quizá no los calibró en toda su medida.

 

En cualquier caso no le ha ido mal. Ya lo veis. Abogado de éxito.

 

domingo, 5 de septiembre de 2021

29-8-2021 CAZA DE BRUJAS

Leo que un banco nacional ha cerrado las cuentas de cientos de clientes chinos. No les ha dado razón alguna de la decisión. Han recibido una noticia corta, escueta, en la que les comunican que ya no podrán seguir operando con el banco.

 

Como que nos hemos quedado en España con pocos bancos y hoy en día todo o casi todo funciona con tarjeta, la cancelación de las cuentas bancarias ha condenado a estos ciudadanos a la inanición más absoluta. Tampoco les ha sido posible abrir cuenta en otros bancos o disponer de efectivo, que por otra parte constituye un bien escaso. Parece que una asociación que agrupa a estos desamparados ya ha clamado públicamente ante tanta arbitrariedad. No sé si les van a hacer caso.

 

El culpable de todo este desaguisado no es la banca. Es la ley de prevención del lavado o blanqueo de capitales, que convierte en sospechoso a cualquier ciudadano. Una ley anticonstitucional, absoluta y totalmente. Y me sorprende que hasta ahora nadie, ninguna institución se haya decidido a emprender alguna medida para poner algún remedio a esta situación. Se hace responsable a la Banca de los posibles fraudes que se puedan producir y la Banca ha pergeñado una serie de protocolos de aviso ante posibles casos. Y así con una simple advertencia del programa, se establece una presunción de blanqueo a partir de la cual el Banco le dice al cliente que se despida, que cierra sus relaciones mantenidas con la entidad.

 

Claro que se podrá aducir, que cómo el banco va a poder resolver un contrato, que tiene un carácter bilateral, con derechos y obligaciones por ambas partes, a partir de meras presunciones. Una relación de derecho privado, con una circunstancia además que incide de modo muy especial en el carácter de confidencialidad, de secreto de las relaciones entre ambas partes.

 

Ciertamente el ámbito es el del derecho privado. Pero también que esta legislación está imponiendo a la banca una función que tendría que ser absolutamente ajena a ella. La Banca se constituye en agente de la Administración, en controlador y espía del cliente, en censor de sus operaciones. Y si no lo hace, la misma Administración la puede sancionar. ¿Esto es así?. Sí, sin duda. Peligroso.

 

En el mundo que vivimos, de las redes sociales, donde todo es absolutamente visible, transparente, esta legislación contribuye aún más a cercenar los derechos básicos del ciudadano.

 

¿El mundo feliz de Aldous Huxley? ¿O el de George Orwell?

 

No, no los quiero.

 

29 de agosto de 2021

27-8-2021 BIDEN, LA ESFINGE

He visto en la CNN las tres últimas intervenciones de Biden informando sobre lo que está sucediendo en la evacuación en el aeropuerto de Kabul.

 

Quiero expresar todos mis respetos a Biden que a su edad está afrontando los problemas terribles que amenazan nuestra forma de vida. Pero dicho esto, también algo me inquieta profundamente. Su cuerpo ha perdido agilidad. Se mueve con lentitud. Pasos muy medidos. Semblante hierático. Como una esfinge.

 

¿Representa hoy Biden la imagen de los EEUU en esta hora tan aciaga? Seguramente no es el representante ideal de una nación que ha liderado el mundo a lo largo de muchas décadas. Es más bien la imagen viva de una decadencia y de una impotencia frente a unos acontecimientos que amenazan con desbordarle.

 

Ya sé que el presidente actúa y decide en función de lo que sus asesores en el ámbito civil y militar le informan y aconsejan. Y que la actual política en Afganistán es la resultante de decisiones que adoptaron ya otros presidentes.

Pero ello no es incompatible con la sensación de fuerza, de liderazgo, de dinamismo, de seguridad  que el presidente debe ofrecer a sus ciudadanos. De una forma u otra, con sus sombras y sus luces, Trump generaba una sensación semejante. Biden, no.

 

A lo mejor Kamala Harris, la vicepresidenta, tendrá que hacer algún gesto en un próximo futuro.

 

Veremos.

 

27 de agosto de 2021

27-8-2021 "JUNK BONDS"

Los «bonos basura» Otra vez. Es evidente que si los títulos del Estado, no ofrecen remuneración alguna, los inversores tengan que encontrar otros activos que les ofrezcan una mínima rentabilidad. Y esto vale tanto para los prudentes Fondos de Pensiones como para los arriesgados  “Hedge Funds”. Porque los primeros han de asegurar las rentas de los pensionistas futuros y además sufragar los gastos corrientes de estructura. Y conseguirlo sin asumir un riesgo es una tarea imposible. La deuda de los Estados solventes, precisamente porque cuenta con todas las garantías, no ofrece compensación alguna y cuando se persigue el obtener unos intereses que permitan una mínima remuneración, se empieza entonces a hablar de riesgo. Y el riesgo, mayor o menor, significa claramente que puedes perder el capital invertido.

 

Aunque en muchas ocasiones ello no se valore adecuadamente, – una especie de espejismo- es indudable que la mayor o menor rentabilidad es directamente proporcional al riesgo de pérdida de la inversión . Cuando mayor es la remuneración, mayor será el peligro de que desaparezca el dinero invertido. Elemental sí, pero se olvida con frecuencia.

 

Y así ha vuelto de nuevo el ya histórico “bono basura” o “junk bonds” que protagonizaron algunas muy sonadas crisis en los Estados Unidos. El “bono” asociado ahora a la figura de los “SPACs,” creados hace poco y de los que hablaremos algún día.

 

Como existe una gran liquidez en el sistema y las empresas muy solventes se pueden financiar a costes mínimos, ha vuelto con fuerza el mercado de bonos emitidos por empresas que ofrecen intereses del 4 o 5 por ciento a los inversores ávidos por acceder a estas rentabilidades, marginando la cuestión de la seguridad.

 

Y se han producido ya los primeros avisos. El riesgo de que pueda generarse un colapso en la deuda de esta naturaleza si la coyuntura pierde fuerza.

 

La historia se repite. ¿Inevitable?

Pues así parece.

 

27 de agosto de 2021