NOS GUSTA EL PERFECCIONISMO

RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS COMPLEJOS QUE OTROS NO HAN PODIDO AFRONTAR O RESOLVER

NOTICIAS

24-12-2021 EL ACUERDO

Está claro que Yolanda Díaz, la ministra, ha sido la ganadora. El acuerdo entre sindicatos y patronal, para la reforma laboral, bendecida por el gobierno, ha tenido desde un principio a una protagonista que se ha empeñado día a día en llevar la iniciativa. Finalmente ha conseguido el final feliz, a la espera de que con este desenlace venga el dinero de Bruselas ya en enero. Diez mil millones a cuenta del total que le ha correspondido a España.

 

Y éste va a ser uno de los triunfos que va a esgrimir la señora Díaz cuando en las próximas elecciones legislativas se presente para hacer la competencia a los socialistas con la recién creada plataforma feminista que se estrenó hace unos semanas en Valencia. No hay como estar en una tribuna pública,- y un ministerio sin duda lo es-, para potenciar las posibilidades del político de turno en una confrontación electoral. Y Yolanda Díaz lo está aprovechando de forma intensa. Además su figura ha ido evolucionando a fin de hacerse más agradable, más digerible al electorado. Esto lo sabía ella muy bien. Su militancia en el partido comunista, no era la mejor carta de presentación para convencer a un futuro de votantes amplio. Había, entonces que cambiar diálogos y actitudes. Y hasta el porte externo. Y así lo hizo. Descubrimos a una ministra con modelitos singulares, sugerentes, toda una novedad en el universo hermético del credo comunista.

 

Uno piensa que Pedro Sánchez algún día le va a hacer alguna propuesta a la vicepresidenta segunda. Le va a decir a Yolanda Díaz que mejor que se venga al partido socialista. Que esto es mucho mejor que iniciar la travesía del desierto de un nuevo partido. Tampoco sería una novedad. No sería la primera vez que ello ocurre. ¿Y porqué no?. Otros políticos en el pasado han transitado por los partidos de izquierda y han decidido ir de la mano del PSOE. Además fuera del gobierno hace un frío intenso. Y cuando uno se acostumbra a ejercer la política desde arriba todo se ve de un color distinto. El color de las ideas y las estrategias a seguir se acercan a la que siguen los compañeros de viaje del ejecutivo. Sánchez, creo tiene grandes posibilidades de que Yolanda Díaz se convierta en su aliada en el partido.

 

Además y para terminar, el final de la negociación sobre la reforma laboral, transmite una imagen de moderación, de persuasión y de equilibrio de la ministra al conseguir que los interlocutores sociales firmaran el acuerdo.

 

No está mal. Traducido en votos futuros, pueden ser unos cuantos.

 

viernes, 24 de diciembre de 2021

19-12-2021 NADIE SABE

Ciertamente nadie sabe lo que va a suceder. En temas económicos. La coyuntura. Sin ir más lejos esta semana, como ya empieza a ser habitual, el Banco de España, ha discrepado ampliamente de los pronósticos del gobierno acerca del comportamiento futuro de los principales indicadores económicos.

 

Naturalmente el ejecutivo de Pedro Sánchez, con Nadia Calviño a la cabeza, han mantenido una y otra vez, que ya se ha producido el despegue post-pandemia y que nos hallamos en una fase sustancial de crecimiento. Hablan de porcentajes del PIB, 6/7% que permitan en menos de un par de años igualar lo que teníamos antes que se produjeran los primeros síntomas de Covid 19. En cambio los del Servicio de Estudios del Banco de España, rebajan estas estimaciones en dos o tres puntos. Estamos lejos aún de superar el vuelco producido por la enfermedad.

 

Y en realidad también los objetivos del Banco pueden errar en estas estimaciones. Porque no sabemos lo que va a suceder. Ahora mismo con la tendencia al alza de la nueva variante Omicron, ya cualquier pronóstico va a tener una vida muy corta. La economía mundial va a estar influenciada, condicionada por este virus, que está «dopando» la economía de la mayoría de los países. No podemos hablar de «normalidad» en la economía, cuando esta normalidad no existe. Volvemos con la intensidad, -mayor o menor- que querais a lo que hemos vivido y hasta sufrido en estos dos últimos años. Sí, se había producido un deshielo y parecía que todo iba a ser como antes. Pero no. Las altas cifras de contagios en Europa nos han hecho retroceder. Y muchos sectores productivos y servicios van a quedar afectados.

 

Por tanto, hoy mismo, no sabemos. Nadie sabe qué es lo que nos va a deparar este año que pronto va a empezar. Si la última variante del Covid nos abandona pronto, tendremos que seguir combatiendo las alzas de precios e intentar que estos aumentos no deriven más tarde en una fase de estancamiento que conduzca quizá a una indeseable recesión. Si por contra la pandemia no nos deja vivir en paz, tendremos que combatir con un factor adicional, arbitrario, irracional, que nos complicará aún más la existencia.

 

Hoy, por tanto absoluta incertidumbre ante esta Omicron, que según dicen, vino de tan lejos.

 

Digo, hoy. Porque «mañana», como también ha acontecido en otras ocasiones, el panorama puede ser distinto.

 

«Distinto», pero mejor, que es lo que esperamos.

 

19 de diciembre de 2021

14-12-2021 EL "PONZI" DEL ESTADO

Imagino que algunos o muchos recordaréis lo que sucedió en Estados Unidos hace ya algún tiempo, el gran escándalo que generó un sistema de ahorro/ inversión que recordaba al invento italiano Ponzi y que llevó a su protagonista Madoff a la cárcel, con muchos años de presidio a sus espaldas. Falleció, ya . El invento consistía en que los inversores actuales pagaban los rendimientos y la devolución del capital de los antiguos sin que el sistema generara suficientes retornos que permitieran su mantenimiento. Al final todo se desmoronó. Y hoy, aún no han finalizado sus secuelas.

 

Pues bien lo que sucede en la actualidad en España con las pensiones no es ni mas ni menos que un Ponzi estatal. Esto es, se pagan las pensiones de los jubilados con los ingresos que van aportando los que trabajan en la actualidad.

 

Y el problema está ahí. Cuantos menos trabajen, cuanto mayor sea el paro, más dificultad existirá de que se puedan seguir pagando las pensiones, porque la edad de los jubilados también cada vez se alarga más.

 

Claro, este sistema  solamente se puede sostener porque detrás está el Estado. En el supuesto de que se produjera una insuficiencia en el pago de la deuda a los jubilados, tendría que ser el Estado vía presupuestos quien supliera este déficit.

 

Esto es lo que se ha estado discutiendo estas últimas semanas por parte de los interlocutores sociales. Pero en definitiva y al margen de cálculos actuariales muy complejos que pudieran hacerse, el asunto es tremendamente sencillo.

 

En definitiva lo lógico sería que lo que uno va pagando a lo largo de su vida laboral para asegurar el futuro de su jubilación,  se haya podido capitalizar, de manera que cuando la misma se produzca, pueda vivir de aquella capitalización, es decir de lo ahorrado y de los rendimientos que se han producido. Pero esto no es así y mientras no lo sea, el Estado tendrá que arbitrar otras fórmulas más extrañas, más ilógicas, irracionales. Y también que la gente trabaje más y en definitiva que sean los ciudadanos los que luego paguen los déficits presupuestarios que se produzcan por este concepto.

 

Algún día deberemos  pensar en cambiar el sistema. Por ahora estamos lejos de ello.

 

14 de diciembre de 2021

12-12-2021 LO SOSTENIBLE

Difícil por no decir imposible que podamos revertir los cambios en el orden climático. Por mucho que los países más desarrollados lo intenten. Por mucho que se busque la sustitución de fuentes de energía sucias, por otras como el sol y el viento. Estoy muy convencido que todos estos esfuerzos no serán suficientes.

 

¿Porqué?. Pues simplemente y en primer lugar porque los países más poblados no han asumido este reto. Ni China., ni la India, por ejemplo. Y continentes como África están al margen de esta tendencia. Muy bien que Alemania quiera convertirse en la pionera en el empleo de las energías alternativas, en líder de la economía verde. Pero con Alemania y aún la solidaridad de sus vecinos de la Unión Europea, no va a ser suficiente. Una gota en un océano.

 

Existen aún muchas, demasiadas poblaciones en el mundo que suspiran por llegar a un mínimo, en su afán por la pura subsistencia. ¿Cómo, entonces, considerar que el cambio climático es lo más inmediato, lo más urgente?.

 

Indudable. Los que se preocupan de este fenómeno, son los ricos. Los países en los que el llamado «Estado del bienestar» constituye un objetivo y una regla de convivencia. Para los demás, lo más inmediato es como digo, la lucha por acceder a una vida digna.

 

Además, ¿Estamos tan convencidos que la evolución del clima se debe única y exclusivamente a la acción humana?. ¿No tiene en absoluto nada que ver el hecho de que la tierra que nos acoge desde hace siglos, sigue también un curso cambiante, al margen de lo que nosotros, con el mejor ánimo, esfuerzo y voluntad, queramos incidir en este cambio?.

 

Claro que no es una cuestión de pura «dominación». ¿Quién domina a quien?. ¿La acción del hombre puede llegar a dominar al planeta tierra?. ¿O es que seguimos siendo tributarios, súbditos de sus comportamientos, de su propia evolución?.

 

Pienso que es lo último lo que realmente sucede. Y que nos hemos creído que con toda la batería de políticas medioambientales vamos a conseguir detener la marcha inexorable del mundo terrestre que nos acoge.

 

Si este es el objetivo, que sin duda es la estrategia de los que nos gobiernan, dudo, dudo mucho que se llegue a alcanzar.

 

Porque, o habremos llegado ya tarde a generar estas inquietudes y esta problemática, o bien la tierra,- nuestro interlocutor en estos quehaceres,- seguirá haciendo oídos sordos a todo lo que hagamos, para intentar dominarla.

 

¿Se puede llamar a esto escepticismo?. Pues, sí. Pero algo de verdad hay en ello. Seguro.

 

12 de diciembre de 2021